• guadabarriviera

FCI sufren salida de 94,5 mil millones de pesos tras las PASO


La inesperada amplia diferencia del 15% que obtuvo la fórmula opositora Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner, por sobre la conformada por el presidente Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto, en las elecciones PASO (Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias) de este último domingo, produjo un verdadero descalabro financiero en la Argentina, con un dólar descontrolado, un fuerte salto en el riesgo país, un desplome histórico del precio de los bonos y las acciones locales, y la reaparición del fantasma del default.


Si bien el mercado estaba a la espera de conocer el “número mágico” -la diferencia real de puntos entre las dos principales fórmulas presidenciales-, el resultado sorprendió a todos: ninguna encuestadora había previsto una diferencia de tal magnitud. Incluso, algunos de los últimos sondeos mostraban un empate técnico y hasta una victoria ajustada para el oficialismo. Por eso, influidos por la proyección de estas cifras, los activos financieros argentinos vivieron una jornada de euforia el viernes anterior a las PASO.


Esta diferencia entre expectativas y realidad golpeó este lunes 12 también a la industria de Fondos Comunes de Inversión (FCI), que se contrajo un 22% en un sólo día, cuando ahorristas tanto individuales como institucionales rescataron más de 60 mil millones de pesos (60.175.886.331 es la cifra exacta).


“Medido en dólares, el viernes previo a las elecciones, es decir, el 9 de agosto, había 18.858 millones en toda la industria de FCI. Este lunes, se redujeron a 14.839 millones de dólares; quiere decir que la industria se contrajo, en conjunto, 4 mil millones de dólares, o un 22%, en un solo día”, explica Sergio González, analista CFA y portfolio manager de Criteria. “El rescate fue mayor que en eventos pasados”, agrega.


“Los principales afectados fueron las gestoras bancarias, y entre los vehículos de inversión más dañados se encuentran los fondos t+1 y money markets. Lo que pasó fue que individuos e inversores institucionales rescataron los capitales en pesos para resguardar valor y encarar una dolarización”, sintetiza González.


Los bancos son dueños de los fondos t+1 (de renta fija de corto plazo) más grandes y tienen, además, los homebanking más aceitados. Pero, puntualmente, las gestoras bancarias fueron las más afectadas por una cuestión de tamaño: Galicia y Santander Río tienen más de un 20% de participación de mercado en la industria de los FCI.


La sangría de pesos no se detuvo el lunes, sino que continuó martes y miércoles, cuando se rescataron 30.311.876.490 y 4.415.513.374 de pesos, respectivamente. Así, la salida total de fondos durante los tres días más álgidos de la crisis fue de más de 94,5 mil millones de pesos (94.578.792.804).


Dolarización frente al pánico


Desde la consultora Eco Go, su director, el economista Martín Vauthier, señala que “gran parte de ese desarme explicó el movimiento en el tipo de cambio de estos días. Se produce un efecto de dolarización frente al pánico; el que puede retirar los pesos, sale a vender los activos, y este movimiento también tuvo su correlato en el Banco Central”.


El billete verde subió un 30% frente a la moneda local, y pasó -en números redondos- de los 46 a los 62 pesos entre el viernes de la semana pasada y este miércoles, antes que oficialismo y oposición empezaran a mostrar señales de prudencia y responsabilidad ante la crisis desatada a partir del resultado inesperado de las elecciones primarias.


“El alto rescate que sufrieron los fondos de dinero fue la respuesta de los agentes económicos a un cambio radical de expectativas y de escenario político con implicancias económicas y financieras. No estaba previsto el resultado que finalmente se observó, y que hace pensar también que será casi imposible de revertir. Por lo tanto, los inversores decidieron cubrirse, seguramente con dólares, ante semejante sorpresa”, indica Javier Salvucci, jefe de research en Silver Cloud Advisors.


Salvucci explica que “seguíamos con un alto porcentaje de la cartera dolarizada y con sólo una porción más acotada en pesos, aprovechando las tasas de interés. Por la incertidumbre y volatilidad de un proceso eleccionario como el que se transitaba, y con un resultado binario que podía generar mucho descontento y malestar, habíamos decidido tener bastante dolarizada la cartera. Pero nadie estimaba ni tenía en mente el escenario que finalmente se verificó el domingo a la noche”, se sincera.


Después de casi tres jornadas negras consecutivas para los activos financieros locales, llegaron gestos políticos desde ambos lados de la grieta.


El presidente Mauricio Macri mantuvo una conversación telefónica con Alberto Fernández, éste ofreció una conferencia de prensa después -en la que tuvo un tono moderado-, y más tarde, Emmanuel Álvarez Agis, ex viceministro de economía de Axel Kicillof y asesor de Fernández, coincidió en varios puntos con el ex ministro de finanzas de Macri y ex presidente del Banco Central, Luis Caputo, en una conferencia organizada por Allaria Ledesma en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BCBA).


“Lo del miércoles fue positivo, a pesar de que el impacto en la inflación de la escalada del dólar es irreversible”, asegura Vauthier, de Eco Go. “Lo que para el mercado era una duda, ahora es prácticamente una certeza: quién va a gobernar la Argentina a partir de 2020. Lo que se esperan son señales políticas, y ahora se agregó la gobernabilidad durante estos meses”, dispara.


El economista explica que es “fundamental” que baje el riesgo país, y “a las señales del miércoles, el mercado las tomó bien. Pero es muy importante que tanto gobierno como oposición sean moderados y actúen con responsabilidad en los meses por delante”, completa.


El nuevo presidente asumirá recién el 10 de diciembre. Las elecciones serán el 27 de octubre, y una eventual segunda vuelta se realizaría el 24 de noviembre. Son años para la dinámica local.


En su conferencia en la BCBA, Álvarez Agis aseguró este miércoles que no está en los planes de Fernández dejar de cumplir con los compromisos financieros, aseguró que el dólar tiene ahora un precio de equilibrio y descartó la aplicación de un nuevo cepo cambiario. En tanto, el BCRA redujo este jueves la tenencia de dólares en el spot (mercado de contado) para entidades financieras, lo que impactó a la baja en la cotización de la divisa estadounidense.


Así y todo, “con la disparada del dólar de estos días, básicamente va a haber más inflación y todo lo que ésto acarrea: pérdida de poder adquisitivo de los asalariados en pesos, un parate en varias cadenas de pagos y contratos firmados en dólares. También, se va a frenar bastante la actividad privada, ésto impacta en la recaudación, y ésta, a su vez, en el déficit, y así entramos en una espiral bastante negativa”, concluye el portfolio manager Sergio González, de Criteria.

  • YouTube
  • guadabarriviera
  • Icono social LinkedIn
  • White Twitter Icon

Producido por Guadalupe Barriviera

guadabarriviera.com