• guadabarriviera

Las acciones argentinas, una inversión sólo para valientes

Actualizado: 30 de oct de 2018

(Nota publicada en SaladeInversion.com)


Factores externos, pero sobre todo internos, están pesando de manera negativa sobre el mercado de capitales argentino, y los analistas locales se muestran prudentes sobre la inversión en acciones: creen que la renta variable no le ganará a la inflación este año.


Es que a las tensiones geopolíticas a nivel mundial y a la subida de tasas en los Estados Unidos -con la consecuente escalada del dólar-, la Argentina agregó desde principios de mayo una crisis cambiaria, un gobierno que pierde poder y una reclasificación a mercado emergente sobre la cual existen cada vez más dudas.


El peso argentino cayó un 25,25% en relación al dólar estadounidense en lo que va de año, las consultoras privadas ya hablan de un magro crecimiento de la economía, del orden del 1,5% para este año, y las proyecciones con respecto a la inflación llegan casi al 40% para 2018. Así las cosas, el riesgo país se ubicó este jueves en 526 puntos básicos, su máximo desde diciembre de 2016, los bonos operaban con bajas generalizadas y las acciones argentinas mostraban movimientos dispares en el último día de mayo, un mes en el cual las bajas fueron contundentes y generalizadas en prácticamente todos los sectores.


Santiago Llul, vicepresidente de Futuro Bursátil, lo dice claro: “Se terminó el cumpleaños, y ahora estamos más en una etapa de velorio”, grafica.


El analista se refiere así a la diferencia entre el año pasado, cuando el Merval -el principal indicador de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA)- fue uno de los índices que mayor rentabilidad tuvo en el mundo, y este 2108 en el que, tras arrancar con fuerza, las acciones argentinas no logran levantan cabeza.


En 2017, el Merval subió un 778% en pesos argentinos, mientras que en dólares mostró un alza del 60%, la más alta desde 2009. Si bien en los primeros compases de 2018 el indicador siguió subiendo con fuerza, a fines del mismo mes de enero comenzó a caer y ya acumula una pérdida del 5,6% en lo que va de año. Sólo en mayo, el Merval retrocedió un 4,8%, según el informe de rendimientos de Tavelli & Cía.


“Claramente hubo un cambio fuerte en el mercado a partir de la crisis cambiaria de mayo, que sigue afectando a las acciones”, señala Ramiro Marra, director de Bull Market Brokers. “Hasta febrero, el alza de los papeles estuvo justificada, pero ahora no está justificada la baja. Lo que había a principios de año, y que se evidenciaba por el alto volumen operado, era un horizonte de perspectivas positivas para el país, pero fue muy rápida esa subida, y ahora estamos en un mercado en baja, pero con mucha volatilidad. Lo cierto es que las acciones terminan ajustando por tipo de cambio, pero lo hacen con retraso. Lo que hay ahora es una sobre reacción: claramente hay un cambio de subida del dólar que generó desconcierto”, completa el experto.


Gustavo Neffa, director de Research for Traders (RFT), se describe como “más conservador” en este momento frente a las acciones argentinas, dado el entorno de volatilidad.


“Soy bastante conservador -explica el economista- porque hay un evento binario por delante, que es si Argentina es reclasificada o no a mercado emergente el próximo 20 de junio dentro de los índices MSCI (Morgan Stanley Capital International). En este momento hay un 50% de posibilidades, y por ese y otros motivos soy cauto; no soy muy optimista a la hora de recomendar acciones argentinas”.


Desde Rava Bursátil, el analista Mauro Morelli aporta que “la cautela es lógica en estos momentos, y se nota claramente en el nivel de operatoria, que es acotado, y el poco volumen es reflejo de ello. El mercado viene en esta tendencia desde hace varias semanas, y la inestabilidad política no hace más que recrudecer la estrategia de esperar, y eventualmente, refugiarse en activos más “seguros”. Desde el punto de vista técnico, el mercado podría corregir algo más, aunque está testeando con cierta firmeza algunos soportes, con lo cual tiene habilitado ir en búsqueda de unas resistencias próximas”.


Tanto Neffa como Llul coinciden en que, por ejemplo, el veto del presidente Mauricio Macri a la ley aprobada por el Congreso de la Nación sobre las tarifas es algo negativo para los inversores extranjeros. Además, la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) acaba de postergar la incorporación de la Argentina como miembro pleno. Y ayer, el organismo advirtió que el país sufre un “descenso de la confianza y fuga de capitales”.


Según Marra, lo de la OCDE es importante pero no fundamental para el mercado de renta variable, “pero va a contribuir a la institucionalidad argentina, y el arreglo con el FMI (Fondo Monetario Internacional) también: le va a dar solidez institucional al país, como el tipo de cambio del BCRA (Banco Central de la República Argentina) y el nuevo organigrama del ministerio de Economía”, enumera.


Neffa agrega un tema: “la crisis cambiaria, que todavía no está resuelta; hay presión sobre el tipo de cambio”. En este sentido, observa, al igual que Marra, que “el mercado sobre-reaccionó al nuevo escenario”. Morelli, de Rava, agrega que “los agentes se notan expectantes; se está aguardando noticias que den mayor confianza a los mercados financieros, tanto en renta variable como deuda soberana. Quizás el ingreso de Argentina al club de los emergentes sea una noticia que le de algo de impulso, aunque el factor macro y político es también algo seguido muy de cerca por los inversores”.


Con todo, a mediano y largo plazo, Ramiro Marra ve al momento actual del mercado como “una oportunidad, un punto de entrada”. Siempre aclarando que en el panorama actual es más necesario que nunca diversificar las inversiones, Marra apostaría por acciones del sector energético, el bancario y por las desarrolladoras inmobiliarias TGLT, Consultatio e IRSA (IRS).


Dentro de un mercado que considera apto sólo para “valientes”, es decir “los que puedan esperar a que el mercado se recupere”, a Santiago Llul le siguen gustando YPF (YPF) y Laboratorios Richmond, y sigue apostando por las acciones de BYMA (Bolsas y Mercados Argentinos) y VALO (Grupo Financiero Valores) “por las proyecciones de un mercado más profesional”.


Por su parte, Gustavo Neffa asegura que “el sector de utilities tuvo un castigo muy fuerte, pero hay otros sectores exportadores que tienen representación en la Bolsa a través de Tenaris (TS), Ternium (TX), Siderar o Molinos, con ingresos en dólares, y que pueden ser favorecidas en el nuevo contexto.

  • YouTube
  • guadabarriviera
  • Icono social LinkedIn
  • White Twitter Icon

Producido por Guadalupe Barriviera

guadabarriviera.com