• guadabarriviera

Argentina: Tras euforia MSCI, pesarán menor crecimiento y mayor inflación sobre las acciones

Actualizado: 30 de oct de 2018


(Nota publicada en SaladeInversion.com)



Los activos argentinos reaccionaron con euforia a la recategorización del mercado a emergente de MSCI (Morgan Stanley Capital Investment): los ADRs (American Depositary Receipts) de las empresas locales que cotizan en Wall Street se dispararon este jueves hasta un 16%, y el índice argentino Merval subió 8,6% ayer en el inicio de la rueda para cerrar la jornada con ganancias del 6%.


En 2009, el ponderador estadounidense había excluido al MSCI Argentina Index del índice MSCI Emerging Markets por la imposición del cepo cambiario y las restricciones a los movimientos de capitales. Desde ese momento, el país tenía la categoría de mercado de frontera (Frontier Market).


La reclasificación -que se hará efectiva en mayo de 2019- sólo incluye a los ADRs: MSCI aclaró que es necesaria una “mayor liquidez en el mercado doméstico” para incluir a las acciones que cotizan a nivel local. La firma también advirtió que someterá su upgrade de Argentina a revisión si las autoridades locales introducen “algún tipo de restricción en el acceso a los mercados”.


Analistas consultados por SaladeInversion.com coinciden en que la noticia es muy positiva para el país, para el mercado y especialmente para la renta variable local, pero aseguran que una vez que se disipe la euforia inicial, comenzará a pesar sobre las empresas, y en consecuencia, también sobre las acciones, un escenario que combina menor actividad económica con mayor inflación, un hecho que repercutirá de manera negativa sobre los balances de las compañías argentinas.


“La recategorización puede marcar un punto de inflexión en la dinámica de las acciones argentinas -explica Diego Chameides, estratega de Banco Galicia-. Pero la clave es cuán sostenible puede ser el rally, y ahí no solo serán importantes los flujos adicionales que puedan ingresar a las acciones locales, sino también una estabilización macroeconómica, que, a su vez, limite definitivamente las posibilidades de un cambio abrupto de rumbo luego de 2019. Esta noticia puede generar un cambio de humor que catalice dicho proceso”.


En la misma línea, Juan Manuel Vázquez, jefe de Equity y Credit Research de Puente, señala que “MSCI no opina sobre la micro de las empresas y los fundamentals, pero la verdad es que en las dos últimas semanas tuvimos un poco de ruido en ese aspecto”.


El experto enumera el cambio en la cartera de Energía, donde entró Javier Iguacel por el ahora ex ministro Juan José Aranguren; la intención de gente ligada al gobierno de revisar las tarifas de los servicios públicos, algo que sería perjudicial para las empresas del sector energético; el “congelamiento del precio de las naftas y el diesel y un nuevo barril criollo, impuesto por un periodo de tiempo determinado pero que afecta al sector de petróleo y gas”; y por último, las “señales mixtas” que han habido en relación al sector bancario, con el incremento de los encajes y la necesidad de que las entidades financien al Tesoro mediante la compra de los nuevos bonos BOTE a dos años.


El equipo de Research de AR Partners que dirige Santiago Wesenack envió un informe a sus clientes una vez conocida la decisión de MSCI. Si bien AR Partners considera que la reclasificación “es positiva para el mercado”, el escrito hace hincapié en las valuaciones de las empresas argentinas e introduce proyecciones propias sobre crecimiento, inflación, tipo de cambio y tasa de interés.


“Dada la volatilidad reciente del mercado y los cambios en las variables macroeconómicas”, los analistas de la firma hacen un “análisis sensible sobre estimaciones actuales propias para comparar las valuaciones relativas en dos tipos de escenarios”, escriben los expertos.


El primero de ellos, que consideran más probable, introduce nuevas estimaciones macroeconómicas (crecimiento del PBI del 0,5% e inflación del 30% para 2018), los últimos balances corporativos y eventos recientes de las empresas bajo cobertura. En este último aspecto, el informe nombra casi a los mismos sectores que el jefe de Research de Puente: el bancario y el del petróleo y gas. Además, AR Partners hace saber a sus clientes que “todavía están pendientes de resolución incertidumbres a nivel macro y también posibles cambios regulatorios para diferentes sectores”.


Tras subir un 60% en dólares en 2017 -cuando experimentó el alza más alta desde 2009-, el índice Merval comenzó una profunda corrección en febrero de este año, y hasta este miércoles había corregido cerca de un 38% en dólares.


“Cualquier mimo o caricia es bien recibida, pero de fondo no nos cambia mucho la situación general el hecho de que el mercado haya sido recategorizado a emergente; no es algo pleno”, dispara el analista financiero Christian Buteler. “A corto plazo es una noticia positiva, por supuesto, pero el upgrade si bien nos hace elegibles en términos de inversiones, no obliga a nadie a comprar acciones argentinas. La tarea que viene ahora es convencer a estos nuevos inversores para que inviertan en Argentina”.


Según Buteler, “la clave pasa por cómo solucionamos la crisis cambiaria y las consecuencias de esta crisis sobre la inflación y el crecimiento. Lo que importa es que haya perspectivas positivas respecto a la economía, y ahora se viene además el 2019, año de elecciones presidenciales, y este es un tema que los inversores van a seguir con atención”.


Desde Puente, Vázquez asegura que “Argentina va a tener una fuerte caída de actividad en los próximos meses junto con inflación. Por definición, menos actividad y más inflación no es bueno para las acciones”. Christian Buteler acota que “después de esta euforia inicial, vamos a ver nuestra realidad y seguimos con los mismos problemas del martes: no es una solución mágica lo de MSCI, y una vez pasado el impulso, no vienen buenas noticias para los balances de las empresas argentinas en los próximos 6 meses porque las noticias económicas para las compañías no son buenas”.


Se estima que con el paso de mercado de frontera a emergente, se generaría un flujo neto estimado entre 3.500 y 5.000 millones de dólares hacia activos de renta variable argentinos.

Morgan Stanley tiene un objetivo de 3.800 puntos para el MSCI Argentina Index hacia mediados de 2019, lo que implica un potencial alcista del 42% en dólares, según un informe que publicó la firma este miércoles, una vez conocido el upgrade. Las acciones favoritas del banco de inversión son las de Grupo Financiero Galicia (GGAL), Grupo Supervielle (SUPV), Edenor (EDN), Pampa Energía (PAM) y Loma Negra (LOMA); su recomendación para estos papeles es sobreponderar.


Por su parte, de las empresas bajo cobertura, AR Parnters tiene recomendación de compra para Galicia, YPF (YPF), Pampa Energía, Central Puerto (CEPU), Supervielle y Edenor; y sugiere mantener en cartera las acciones de Banco Macro (BMA), Telecom Argentina (TEO), Transportadora de Gas del Sur (TGS) y Banco BBVA Francés (BFR).

  • YouTube
  • guadabarriviera
  • Icono social LinkedIn
  • White Twitter Icon

Producido por Guadalupe Barriviera

guadabarriviera.com